miércoles, 23 de diciembre de 2009

BARRIO CALAVERA: El ritmo de la selva de cemento.


Barrio Calavera
EL RITMO DE LA SELVA DE CEMENTO.

De Colombia llegó al Perú la cumbia, se juntó con el huayno y los ritmos de la selva y nació la cumbia tropical. De las provincias llegaron los migrantes y con los años sus hijos escucharon estos ritmos, junto a expresiones urbanas como el punk rock o el ska. Con esa música que alegraba las grises veredas de Lima, crecieron entre peleas callejeras, cerveza y tragocorto. Entre caras de faite y achoraos de esquina; pero, sin perder las raíces que sus padres les enseñaron a valorar. De esa fusión surgió Barrio Calavera.

DE COLOR MIGRANTE

Aníbal Dávalos (bajista) y Joe, el Winsho (cantante) siempre ponen énfasis en el orgullo de sus orígenes provincianos. Aníbal, llegó de Pucallpa en los 80 y encontró dentro de los subtes, el espacio donde ser de la selva, no era motivo para ser considerado extraño. “Una identidad de autodefensa frente a la urbe criolla”. Descubrió a The Clash, Kortatu y Eutanasia. De los primeros rescató la fusión del ska y el reggae con el punk y de Eutanasia la rebeldía de decir las cosas como son. Pero, nunca olvidó su devoción por Juaneco. “En el 96 le regalé a Jorge Serrano de los Auténticos Decadentes y a Fidel Nadal de Todos Tus Muertos, música de Juaneco que es lo máximo”.

Joe, el Winsho, oriundo de Tingo María, ha recorrido toda la selva, por ello su fuerte relación con la cumbia. “Es parte de mi vida, porque ha estado presente en mi familia, así como otros ritmos populares”. A ellos les fue sumando su gusto por La Polla Records, Eskorbuto, Héroe Inocente, el psychobilly y el skinhead Oi!

EL BARRIO CALAVERA

En enero del 2006, ambos amigos se juntan y proyectan BC. “Winsho, siempre me hablaba de sus canciones, y como tenían mucho de lo que yo deseaba hacer, le propongo formar un grupo”, cuenta Aníbal. Pero, un viaje suyo por Sudamérica demoraría el proyecto por tres meses. “Conocer música popular en los lugares que estuve, y mucha gente metida en la fusión, me convenció de regresar y hacer la banda”.

Juntaron al negro Mijail en batería, Rodro en guitarra, Joao Kahn Shakaman en teclado, Mr. Rodrigo en timbales y el Dr. Chumbi en saxo. Posteriormente Pablo Skacore reemplazaría a Rodro en guitarra.

Ensayaron un año hasta su debut en el Bernabé de Barranco en junio del 2007. “La gente se enganchó, no sabían los coros, pero igual coreaban”

De allí el saltarín ritmo ska y la cadencia cumbiambera los ha llevado por distintos escenarios: Colegios, discotecas del centro, conciertos ska-punks, festivales de fusión, los barrankumbias. “Aprovechamos todo, si nos dicen para ir a tal sitio, allá vamos”. Han sido invitados para tocar con Los Mirlos, míticos representantes de la cumbia tropical. En abril llegaron a Ica, su primera salida a provincias. Tienen, también, una propuesta de Europa que esperan se concrete pronto.

Las presentaciones de BC son una invitación al salto y el baile. Y si no te mueves es porque estás duro de otras aspiraciones. Su público es variado. Desde viejos subtes, punks, skinheads Oi!, rudeboys, estudiantes, y gente sin etiquetas que sólo desea pasarla bien, todos contagiados por los efectos casi etílicos de su música, como dice uno de sus temas: Tomando cerveza y bailando ska.


LA POPULAR GLOBAL SOUND

El CD La popular global sound, fue grabado en vivo en el estudio de Wicho García. Luego, estudios TDV al escuchar la calidad de su música les ofrece sacar el disco. “Fuimos sólo para sacar copias. Eso facilitó su salida”. El disco ya iba despertando simpatías antes de salir en setiembre del 2007.

Contiene seis temas donde se plasma la fuerza, frescura y desfachatez de esta unión de influencias dispares. Por eso uno puede imaginar un proceso de composición caótico, donde los egos desean imponerse. No es así. “Yo llego con una letra, una melodía de voz, sin arreglos. De allí viene Aníbal con su bajo, Rodrigo con el timbal, Pablo con sus punteos y cada uno hace su chamba”, apunta el Winsho. Es un trabajo mancomunado donde a veces la primera idea queda fuera. “El Winsho trajo todo Cumbia Faite, y sólo quedó el coro con nuevos punteos”, cuenta Aníbal.

Por una decisión de grupo no aparece Se ha muerto mi abuelo de Juaneco. “Es que teníamos también Vagabundo de Iván Cruz y solo queríamos un cover en el disco, así que escogimos uno de los dos. Pero en nuestro myspace, sí está”.

SUENA CALLE

Después de varios meses de grabación, por fin su CD oficial Suena Calle anda lateand
o por las avenidas de Lima. El disco consta de doce temas que transitan los ritmos del ska, la cumbia, la chicha, el reggae y el raggamuffi. Fue grabado en los estudios de Wicho García y tiene una muy buena presentación visual, gran trabajo de diseño a cargo de Ilich Yábar y al trabajo fotográfico de Alberto Valderrama y su equipo de Pixelika.

Cuenta con la colaboración de músicos de calidad como Ricardo ‘Cachito’ Oliver (
Los Destellos) y Danny Johnston (Los Mirlos) en el tema Gracias cariño. También con la gran Ysabel Omega quien canta a dúo con el Winsho en Mi cielo. Y, finalmente, con mister Danny Ska, en No quiero ir a la guerra. Todo un lujo.

Los temas transitan por varios tópicos que contiene un mensaje que no hace frívola su música: “Eso lo tenemos claro, decir algo en cada canción, el rollo social, el compromiso. La música es un instrumento perfecto para expresar lo que uno siente y piensa”, señala el Winsho. Por eso contiene temas urbanos como Bocanegra tributo a su barrio del Callao, o La Hoja de Coca es el Poder historia de su estadía en Tocache. “Pero, así como hay temas potentes, está presente el amor, la ternura… música que hará bailar a las veredas”, aclara.

Le creemos. Porque, mientras caminaba por Breña, después de la entrevista, recordé un artículo de Edwin Zcuela en el primer número de la revista Esquina de 1986. En ella decía que las calles se movían al ritmo de un reggae y de un ska. Tenía mucha razón. Y si la selva peruana tiene a Juaneco, la selva de cemento tiene a Barrio Calavera.

Fotos: Alberto Valderrama (Pixélika)

Publicado en Alerta.pe