jueves, 13 de febrero de 2014

DIALOGOS POSTCONCIERTO THE CURE III

DIALOGO XXV



“Sabes, mejor que no hayas ido al cine con nosotros”. “¿Por?”. “Porque la película estaba malaza…”. “Si tú lo dices”. “¿Te pasa algo?”. “No, para nada”. “Creo que no te ha gustado que haya ido al cine con mis amigos”. “La verdad que me jode un poco”. “¿Por qué?”. “Porque me hubiera gustado ir contigo”. “Pero es malaza”, “No me hubiese importado”. “Seguro después ibas a estar hablando que es una película monse y que hubiéramos ido a ver otra”. “Creo que aún no te das cuenta ¿no?”. “¿De qué?”. “De que no se trataba de esa película o de otra”. “Me parece o te estás poniendo dramático”. “Definitivamente no entiendes nada”. “Bueno, ya, ¿dime de qué se trata?”. “De estar juntos tú y yo”. “Pero ahora estamos juntos”. “Sí, pero ahora hubiera podido decir que estuvimos juntos una vez más, pero ahora es una vez menos”.

DIALOGO XXV



“Dime ¿por qué te has enamorado de mí?”. “No podría decirlo”. “Sí puedes”. “Quiero decir, conceptualizarlo”. “Siempre hay una forma”. “Es que darle un concepto a algo como estar enamorado es tratar de racionalizar un sentimiento y los sentimiento se fundamentan en la pasión”. “Sería una contradicción”. “Contradictio in terminis”. “jajaja me gusta cuando hablas en latín”. “Bueno solo puedo decirte que cuando te vi la primera vez, me dije: ¡Qué chica tan linda!”. “¿Si? :)”. “Después me fijé bien y me dije: ¡Vaya qué bonita sonrisa!”. “:)”. “Luego cuando te vi la segunda vez me dije: manya qué interesante esta flaca”. “:)”. “Más tarde me fijé en tu mirada y me dije: ¡Su mirada cautiva!”. “:)”. “Y cuando salimos la primera vez, me dije: ¡Qué inteligente se le siente!”. “:) ”. “Y a la mañana siguiente me levanté pensando en ti, y en el almuerzo estaba pensando en ti y en la noche también estaba pensando en ti y me dije: “¡Carajo! creo que me he enamorado…”. “:)”. “¿Quieres saber lo que pensé cuando te acaricié por primera vez?”. “:)”. “Temblé, sí temblé como si tuviera miedo… y pensé: ¡Qué suave es esta chica!”. “:)”. “Y la primera vez que te besé pensé: ¡Si la eternidad existe, esta es la eternidad!”. “:)”. “¿Deseas que siga bajando y decirte qué es lo que pensé en todo lo demás?”. “;)”

DIALOGO XXVI


“Si tenemos un hijo, lo voy a hacer hincha de la U”. “¿Cómo?”. “Que lo voy a hacer hincha de la U”. “Tú estás loca, será de Alianza”. “No, porque apenas pueda lo llevaré al estadio”. “Tú lo llevarás a un estadio, pero yo lo llevaré al Templo de la única religión que no tiene herejes”. “No, porque lo llevaré al Monumental”. “No puedes ir sola ni al centro de Lima y vas a ir a un estadio con un bebe”. “Lo llevaré con sus tíos que son cremas”. “Pues no es lo mismo ir por primera vez a una cancha con los tíos que con tu propio padre”. “Igual iremos a oriente y lo pondré cerca de la barra”. “Tú lo llevarás a oriente, yo lo llevare al medio de la popular sur”. “Y le compraré su bandera”. “Tú le comprarás, pero yo le pintaré su bandera”. “Y también su Cd con los cánticos de la U”. “Yo, en cambio, le enseñaré a cantar los del Alianza”. “Lo haré saltar con un gol crema”. “Y yo lo haré tocar el bombo del Comando”. “También le compraré su camisetita de la U”. “Y yo le pintaré de azul y blanco, el alma”. “Ya, basta, no estés muy seguro que puede ser hasta de Cristal”. “Estoy bastante seguro de que será de Alianza”. “Y si por alguna razón se vuelve de otro equipo”. “No hay problema”. “¿No te jodería?”. “No”. “¿Por qué?”. “Porque nunca sería más cierto eso de que hijos nuestros han nacido, hijos nuestros morirán”. “ :/ “.

DIALOGO XXVII


“Yo voy a pedir un café ¿Y tú?”. “La verdad no quiero nada”. “¿Por qué?”. “Porque primero dime si me quieres…”. “No sé a qué viene la pregunta, pero claro que te quiero”. “Lo dices porque te lo he preguntado”. “Dime ¿Ha pasado algo?”. “No nada solo que a veces pienso que no es así”. “Si no te quisiera no trataría de hacerte sentir bien a cada momento”. “Eso no es suficiente”. “O de estar pendiente de que siempre estés sonriendo”. “Tampoco creo que me demuestre algo”. “¿Entonces cómo crees que lo pueda demostrar?”. “No lo sé”. “De esa forma nunca vamos a encontrar un camino”. “No sé, me gustas mucho, porque eres detalloso”. “¿Me hace falta algo más?”. “No nada mejor dejémoslo ahí, ¿ok?”. “Está bien, ¿te pido un café?”. “Sabes que no me gusta el café, mejor un té”. “¿Un té?”. “Sí, un té”. “¿Un te amo o un te quiero?”. “ :) ”.

DIALOGO XXVIII





“Ayer que dormías me quedé mirándote un buen rato”. “¿Estabas sin sueño?”. “Me desperté de pronto y te vi a mi lado y me quede viéndote”. “¿Y por qué?”. “No sé, me gusta verte…”. “Gracias, pero no sé qué de agradable puedan tener mis cachetes sin afeitar”. “Jajaja, bueno no me fijaba en tus cachetes exactamente sino en todo lo que te hace un uno”. “¿Un uno?”. “En todo lo que tú significas”. “Gracias por eso”. “También roncas”. “Jajaja no nada, yo no ronco”. “Claro que sí”. “Bueno tú también roncas”. “¡Qué malo!”. “Bueno un poquito”. “¿Y tú cómo sabes eso?”. “Pues también me he quedado mirándote cuando estás dormida”. “¿Por qué?”. “Me encanta verte”. “¿Y qué ves?”. “Me encanta ver que cuando duermes también sonríes”. “No es cierto, seguro me sale una de mis innumerables muecas”. “Sería cosa de tomarte una foto”. “Podría ser…”. “Pero también me gusta acariciarte”. “¿Ah sí?”. “Me encanta tu suavidad, el color de tu piel… ah, también me gusta darte de besitos”. “Jajaja prefiero que me los des despierta”. “Pero sabes qué me encanta hacer”. “¿Qué cosa?”. “Ir descubriendo cada una de tus pecas…”. “¿Las pecas de mi cara?”. “Sí, y también ir contando los pequeños lunares que tienes en el pecho”. “No me he fijado nunca en esos lunares”. “Tienes varios, y es como mirar el cielo”. “¿Por qué?”. “Porque tu piel es como una noche clara, con estrellas color café”. “ :) ”

DIALOGO XXIX


“De hecho que como lees bastante habrás leído a la premio Nobel”. “¿A quién?”. “A Alice Munro”. “Ah, pues claro”. “¿Y qué tal escribe?”. “Mmmm sé que escribe cuentos”. “¿Supongo que son buenos como para ganar el Nobel”. “Eeeehhh pues sí”. “¿Y qué opinas de sus cuentos?”. “Esteee no he leído mucho, pero sí son buenos”. “¿Y por qué son buenos?”. “Mmmm a ver, esos cuentos tratan de personajes comunes, de la vida cotidiana, de hechos sencillos que le ocurren a la mayoría de las personas y que no trascenderían por ser comunes y corrientes, pero Alice lo escribe de una forma que va a lo poético de esas historias que por ser comunes e intrascendentes pasan desapercibidas…”. “Ohhh bueno con esa explicación ya me interesó leerla”. “Me alegra eso”. “De hecho eres buen lector, en unas cuantas palabras me dijiste todo…”. “Ah claro, jajaja gracias”. “Siempre es bueno tener cerca a alguien que lee, así uno puede descubrir nuevos escritores y nuevas lecturas”. “Sí pues”. “Y tu eres esa persona para mí”. “Gracias”. “No, gracias a ti por estar conmigo”. “…”. “ :) ” . “Sabes, te voy a decir la verdad”. “¿Qué verdad?”. “Que te mentí, no he leído nada de Alice Munro”. “¿Y lo que me dijiste?”. “Pues algo que había leído en el periódico”. “¿Y por qué me mentiste?”. “Porque quería aparentar”. “¿Aparentar?”. “Sí, aparentar de algo que no sé, aunque la palabra correcta sería: presumir”. “Mentiste bien”. “Sí, escribir ficciones es de alguna forma, mentir; y para eso los escritores tenemos que saber mentir”. “Así puedes mentir o engañar sobre muchas cosas”. “Sí, hacemos creer a las personas que lo que no es, puede ser verosímil”. “Como engañar a los sentimientos”. “Sí, es verdad”. “Y caeríamos rapidito”. “Es cierto”. “¿Por qué estás tan seguro?”. “Porque lo he hecho”. “¿Has mentido a los sentimientos de alguien?”. “Muchas veces”. “No te creo”. “Si te dijera que no lo he hecho, no me creerías igual”. “¡Qué mal eso!”. “Todos mentimos, y tú también lo has hecho”. “Bueno sí, pero contigo no lo he hecho”. “Tendría que estar seguro”. “¿Y no lo estás?”. “A veces siento que no”. “Me haces sentir mal”. “No era mi intención”. “Pero lo has hecho”. “Te estoy siendo sincero”. “Pero igual”. “Entonces qué prefieres que te mienta como hace un momento o que te sea sincero”. “Solamente que confíes en mi como yo confío en ti”. “ :) ”.


DIALOGO XXX


 “Hoy soñé que bailaba con una linda chica de ojos moros y lacios cabellos oscuros”. “¿Ah sí?, ¿y qué bailaban?”. “Antiguos boleros”. “¿Boleros?”. “Sí de esos que escucha mi padre”. “¿Y quién era la chica, ah?”. “Una que se llamaba Comotú”. “¿Cómo yo?”. “No, el chico se llamaba Comoyó…”. “¿Cómo tú?”. “No, jajaja, así se llamaba la chica”. “Ah bueno, ¿y qué Bolero bailaban?”. “Uno que decía algo así como: Poco a poco me voy acercando a ti, poco a poco la distancia se va haciendo menor…”. “Es Javier Solís”. “¿Cómo sabes?”. “Mi papá también los escucha”. “¿Y te gustan?”. “Claro que me gustan, aunque nunca los he bailado”. “¿Habrá un lugar acá donde se pueda escuchar y bailar boleros?”. “La verdad que no creo”. “Pucha que pena”. ¿Por?”. “Porque me hubiera gustado invitarte a bailar boleros uno de estos días”. “Pero no te preocupes”. “¿Por qué?”. “Podríamos bailar cualquier otra canción como si fuera un bolero”. “¿Tú crees?”. “Claro ¿por qué no?”. “Sí, pero no me imagino qué canción podría ser…”. “Hay muchas pero no se me ocurre alguna”. “¡Ya sé!”. “Dímelo”. “¡Just Like heaven de The Cure!”. “¿Por qué?”. “Pues es Comotú”. “¿Cómo yo?”. ”No, Comotú”. “Jaja ¡Ya pues dime!”. “Pues como un sueño”. “:)”.

DIALOGO XXXI


“Tengo una pareja de amigos que están locos”. “jajaja ¿Por qué dices eso?”. “No sé, mi amiga está loca, y su pareja es otro loco”. “¿Y tú amiga está tan loca como tú?”. “Anda sonso, aunque siempre me he preguntado si hay parejas relocas como ellos”. “Las hay, las hay; el amor es tan impredecible, por eso: ¿qué amor no es loco de alguna forma?”. “Si pues”. “Si no tuviera ese grado de locura no sería amor, porque la amistad es racional, y el amor es irracional”. “Es verdad, es un estado de locura”. “Una sublime locura en que uno ve las cosas tan claras, que al final se ciega”. “Así es uno se vuelve ciego hasta que un día despiertas y te quitas las vendas y ahí sí caes en la realidad”. “Es que el secreto de la felicidad del amor es ir alimentando esa ceguera para que ambos sean felices si uno deja de hacerlo el otro se despierta, como de un sueño placentero y profundo”. “Es correcto, me gusto lo que dijiste: si uno se despierta se va todo a la M”. “Así es y justo suena en la radio, Just like heaven”. “The Cure siempre presente entre los dos”. “Pero uno se despierta porque el otro ya no quiere que sueñes”. “¿Entonces es una mentira?, ¿solo un sueño?”. “No digo que sea sólo un sueño, es como un sueño bonito del cual no te quieres despertar”. “Pero siempre hay un momento en que despertamos”. “Mientras ambos alimenten de buenas cosas para que no se acabe el sueño, será una realidad”. “Ese es el ideal”.  “Pero si uno deja de preocuparse por el otro, uno tendrá que despertarse con ese mal sabor de que no fue realidad” “Oh, un corazón de poeta”. “No lo soy, pero cada vez que veo tu sonrisa me da por serlo”. “¿Por qué?”. “Porque es como una metáfora de lo bello para plasmar en palabras”. “ J ” 

viernes, 29 de noviembre de 2013

LA ALEGRÍA NOS PERTENECE


Te quiero contar algo. Yo era un niño cuando Alianza dejó de ganar campeonatos. No me daba cuenta de eso porque yo pensaba que campeonar no era  algo que iba a acabar con esa alegría que sentía con mis amigos de ir al estadio a ver los partidos de los grones. Matute o el Nacional, no había distinción; pero eso sí, siempre en la Popular Sur. Sabes, en mi barrio había un señor que vivía a dos esquinas de mi casa. El tío Alonso. Los fines de semana salía en su viejo Datsun rumbo al estadio con su camiseta, su vincha y envuelto en una bandera blanquiazul. Cuando pasaba por nuestro lado tocaba el claxon haciendo el ta ta ta tata de las palmas aliancistas, porque sabía que nosotros éramos hinchas de Alianza y porque también hacíamos las palmas. Varias veces nos llevaría al estadio en su carro, y nos decía que éramos como el hijo varón que nunca tuvo. Y que sus hijas ya estaban mayores para acompañarlo. Por eso se sentía contento de sentarse cerca de la barra, rodeado de nosotros que no dejábamos de flamear las banderas que nos había regalado. Eran los tiempos de caíco Gonzales Ganoza, de cucurucho Rojas, del chiquillo Duarte, de Fredy Ravello, del mango Olaechea. Él nos hablaba del Alianza que lo hizo fanático: Pitín Zegarra, babalú Martínez, Julio Baylón, el nene Cubillas y su ídolo el gran perico León. “Una vez en un clásico pitín le da un pase bombeado a perico, le sale a la marca Nicolás Fuentes, perico le hace un sombrero y Fuentes pasa de frente desairado; y antes que caiga el balón perico hace una media tijera que no alcanza Dimas Zegarra… ¡Golazo y el Nacional se vino abajo!”, nos contaba con una gran sonrisa, como si estuviera viendo aún ese gol que se había quedado grabado en su retina. No había duda, nosotros también queríamos llegar a viejos como él. Queríamos ser siempre aliancistas a pesar de todo. Por eso, cuando tomamos conciencia de que Alianza no campeonaba, ya tenía como ocho años sin títulos. Y siguieron pasando los años y nada de nada. Y el señor nos decía, siempre con la sonrisa en los labios: “No estén tristes, muchachos, ya llegará el campeonato, porque a nosotros, los aliancistas, la alegría nos pertenece”. Y así cada año, cada nuevo partido se renovaba la esperanza en nosotros y en el tío Alonso. Pero él no llegaría, otra vez, a ver a Alianza campeón, porque murió días después de la tragedia de Ventanilla. Al parecer la tristeza lo afecto mucho y murió de un ataque al corazón. Ese corazón que bombeaba más sangre cada vez que veía a los blanquiazules atacar hacia el arco de Sur. Lo enterraron con su camiseta puesta y envuelto en una bandera azul y blanca. Su esposa nos dijo que siempre hablaba de nosotros como si fuéramos sus hijos. Y que la única alegría que tenía era ir a ver cada fecha a Alianza, así estuvieran jugando a nada. Esas palabras nos marcaron la vida. Porque entendimos lo que era llegar a ser un hincha de verdad. Por eso prometimos seguir yendo fecha a fecha con la misma alegría que el tío Alonso nos contagiaba. Porque nosotros también sentíamos que no había mejor alegría que gritar los ¡Arriba Alianza! Cuando el equipo saltaba a la cancha, así no estuviera para campeón. Con los años algunos dejaron de ir a la cancha. Se pusieron a estudiar, se fueron del país, o formaron una familia. Pero los que fuimos quedando conocimos nuevas caras, nuevos amigos en la tribuna sur. Y a pesar de que no campeonábamos, ahí estábamos. Puteando, renegando, reclamando pero siempre ahí. Ahora te digo, tú seguro pensarás que cada fin de año sin salir campeón nos hacía perder la sonrisa ¿no? Que perdíamos esa alegría que el tío Alonso nos había enseñado. Pues quizás sí, por un momento, unas horas, pero ahí nomás. Puteábamos y renegábamos como cualquiera, pero eso se quedaba en la tribuna, cuando pitaban el final del partido. Porque sabíamos que en unas semanas iba a empezar un nuevo campeonato. Y que íbamos a estar siempre en esa tribuna donde íbamos a cantar, saltar, reír. Ahora yo te pregunto. Sí estuviera vivo el tío Alonso, ¿no crees que  el próximo partido, el último del campeonato, estaría presente con esa sonrisa con la que siempre iba a ver a Alianza? ¿Qué si tuviera la oportunidad de estar vivo estaría ahí sin importarle que ya no jugamos a nada?  Bueno él ya no está vivo, pero yo sí y tú también. Y como esa vez que dijimos que queríamos llegar a viejos como él, que deseábamos seguir sintiendo los colores de la camiseta en el corazón sin importar nada, estaré presente este último partido, para despedir a mi camiseta de este año de mierda, y a los contados jugadores que sí la sudaron. Yo sé que te veré a mi costado para gritar los últimos goles de este año ¿Y sabes por qué? Pues porque como nos dijo una vez el tío Alonso: “A los aliancistas, la alegría nos pertenece”. 

martes, 8 de octubre de 2013

ESPIRITU DERROTISTA. Acerca de una columna de Aldo Mariátegui

Cubierta del Huáscar, después del combate en punta angamos

Aldo Mariátegui ha escrito en su columna un texto sobre lo que para él significa el Combate de Angamos de 1879, la titula Psicología Derrotista (Para leer click acá ), el cual ha motivado este post mío.

"Todos hemos navegado en nuestros sueños en el Huáscar legendario, aprendiendo la congoja y el orgullo de ser peruanos" (Raúl Porras Barrenechea).

Cuando en el  mundial de Francia 98, Paraguay un equipo en desventaja técnica frente a la Francia de Zidane, pierde por gol de muerte súbita, todos en el mundo celebraron más que el triunfo de Francia que a la larga sería campeón mundial, el pundonor con que el equipo guaraní luchó (Término más apropiado que el de jugó) hasta al final sabiendo de sus limitaciones, frente a un rival superior. Como se dice, murieron luchando. Esa vez escuché decir a muchos que en el fútbol perder es una posibilidad igual al empate o el triunfo, no hay más nada; pero que si había que perder, hacerlo de esa forma como la selección de Paraguay, con Chilavert de capitán, era un gusto y un honor. Era una derrota memorable ejemplo de vergüenza deportiva.

Igualmente cuando el che Guevara, en una irresponsabilidad táctica, se lanza a hacer de la selva boliviana un nuevo Vietnam, y cae derrotado frente a un enemigo superior, más que todo por el nulo apoyo que supuso iba a tener apenas se supiera de su accionar guerrillero, como había sucedido cuando desembarcó con el Gramma para hacer la revolución cubana. El solo hecho de lanzarse a exponer la vida por un ideal, y más si la pierde en la empresa, es digno de ser admirado y recordado.

¿Por qué traigo a colación estos hechos? Pues  acabo de leer la columna  de Aldo Mariátegui que curiosamente critica el hecho de conmemorar un combate perdido en los avatares de la guerra, obedece a un pensamiento derrotista, a una psicología de la derrota y no a un pensamiento ganador.

La guerra siempre va a ser una posibilidad del devenir humano, negarlo es desconocer nuestra propia naturaleza. Y es precisamente por la ignorancia o el desconocimiento lo que hace pensar que un sacrificio, aun si se ha perdido,  tiene que ser olvidado. Porque el drama de la guerra no solo brinda la gloria en la victoria sino también en la derrota ¿Y por qué? Pues al ser una posibilidad, latente o no, todo lo que en ella suceda nos puede servir para dejar de ser el animal que somos (nuestra naturaleza) y ser mejores como especie (nuestra cultura) si es que sabemos usarla para bien.

En ese sentido pensar que somos derrotistas al conmemorar un combate que se perdió, nos da a entender que  seguimos siendo el animal que aún no podemos dejar de ser y que no hemos mejorado en nada aún.  ¿Por qué? Porque en las victorias es cuando más se afianza esa animalidad del que podemos imponernos por sobre todo, como un don regalado. Pues es en las derrotas en donde sacamos lo mejor de nosotros para poder lograr objetivos que nos han sido esquivos. Ganar siempre nos llevará a celebrar triunfos y creer en los triunfalismos fáciles, porque pensamos que es algo natural ser ganadores. Haber perdido y conmemorar una derrota que nos ha enseñado que aún en la desventaja tenemos fe en alcanzar la victoria, hará que pongamos el doble de esfuerzo así el triunfo se nos presente fácil o que no perdamos la fe en las circunstancias más adversas. Futbolísticamente hablando muchos afirman que los partidos ganados en el último minuto y con uno o dos jugadores menos, son los que más se disfrutan.

No es derrotista entonces conmemorar un combate perdido, dadas las circunstancias del enfrentamiento. La guerra te da ejemplos que en la vida normal muy pocas veces son realizadas, y menos resaltadas. Sí ya sé, la guerra es la más grande de las animalidades que hemos inventado, pero es un hecho humano y concreto que no podemos evitar, aún. Y tenemos que tenerlo presente siempre y enfrentarlo, porque es el fenómeno humano más dramático y traumatizante de la historia. En se sentido si algo podemos rescatar de ese hecho humano que es la guerra, el ejemplo de Grau es conmemorable, porque aún en la desventaja, y con errores que se le achacan, tuvo que enfrentar a buques superiores en número y armamento. Pudo haber huido, aunque se dice que era imposible huir, pero eso no está dentro de lo que se conoce como dignidad.

Pues bien, esa guerra contra Chile (País al que tengo un gran cariño y donde tengo amigos de verdad) nos encontró divididos, mal preparados y desarmados. Estoy seguro que en 1879 los que tenían esa mentalidad triunfalista como para lanzarnos a una guerra de manera irresponsable, por no haberse preparado lo suficiente, ya que como he afirmado una guerra es una posibilidad latente, fueron los primeros en abandonar el país cuando la derrota estaba vista.  Porque si Grau hubiera pensado como Mariátegui cuando se refiere al Huascar: “ese pequeño y obsoleto barquito”. Pues nadie hubiera salido a enfrentar a los chilenos en el mar y frenar un desembarco terrestre durante meses, dejando el camino fácil tal como hicieron en Arequipa cuando la declararon ciudad libre y no enfrentaron a los invasores ¿No es esta una verdadera mentalidad derrotista? 

O como afirma sobre la batalla de Arica lo siguiente: “fue un incidente bélico muy menor, un mero trámite para cerrar la pinza Tacna/Tarapacá y que los chilenos consoliden la conquista de nuestro sur extremo tras la total destrucción del ejército regular peruano en el Alto de la Alianza y en la campaña de Tarapacá (es más, la paz debió firmarse tras Arica y ahorrarnos varios años más de destrozos. Ya no había nada más que hacer en esa guerra sin tener ya flota ni ejército)”. Primero que las tropas peruanas en Arica eran una posición estratégica que se encontraba en medio del ejército chileno, al cual no los dejarían avanzar. Segundo nunca tuvimos flota, porque los dos únicos buques blindados eran la Independencia y el Huáscar,  y ya sabemos cómo terminó el primero. Tampoco teníamos ejercito desde el inicio de la guerra, y lo que se pudo armar no fue destruido en el Alto de la Alianza ni en la campaña de Tarapacá, porque aparte de los que defendían Arica había una buena dotación de soldados acantonados muy cerca a lo que se llamó el Segundo Ejército del Sur que constaba de cerca de tres mil hombres, aunque mal armados era una fuerza considerable. Más aún que si revisamos los desesperados telegramas que el coronel Bolognesi enviaba al jefe de este ejército, coronel Leiva, al cual no le pedía atacar sino “Jaquear” a los chilenos, posicionándose cerca de Arica, nos daremos cuenta que realmente fueron abandonados a su suerte, porque nunca le respondió los telegramas (Pueden leer esos mensajes de Bolognesi, clickeando acá).  Lanzar estas afirmaciones desconociendo u ocultando información de este tipo es realmente irresponsable.

Pero yendo al asunto la propuesta que Mariátegui lanza en este artículo es propia de cobardes. (la paz debió firmarse tras Arica y ahorrarnos varios años más de destrozos) Si Vo Ngnuyen Giap hubiera pensado de esa forma, a la primera derrota hubiera dejado de luchar y nunca hubiera derrotado a los franceses en Diem Bien Phu, ni a los norteamericanos en la guerra de Vietnam. O que Cáceres resista en la sierra haciendo que al ejercito de ocupación se le venga el desabastecimiento, porque para Chile no estaba en sus planes mantener un ejercito de ocupación. Y tuvieron que buscarse un traidor como Iglesias que firmará la paz entregando Tacna y Arica. Si la resistencia hubiera continuado la crisis hubiera hecho que Chile se retire sin condiciones (Como los gringos en Vietnam), porque no iban a poder solventar un ejercito en el Perú, cuando su objetivo principal no era llegar hasta Lima, sino las provincianas salitreras de Bolivia.

En ese sentido el artículo de Aldo Mariátegui es fallido en sus apreciaciones, y tiene todas las del pensamiento derrotista. Aparte que como habrán notado yo uso la palabra conmemorar que es como oficialmente se conoce al sacrificio de Grau y sus hombres, un día como hoy. Conmemorar que viene de recordar un hecho, para sacar algo provechoso de ello. Y no celebrar que viene de hacer una fiesta alegremente, como consigna en su artículo. Porque de lo que se trata es de recordar y no de festejar el combate de Angamos. Para recordar que hubo hombres que dieron su vida por una causa o un valor que muy pocos creemos hoy en día. ¿Acaso es tan difícil de entender la diferencia en el significado de los términos?

Prueba de ello es que aún la armada chilena guarda como reliquia y como museo al valor de los que ahí murieron al “barquito obsoleto” llamado Huáscar, y no a los triunfantes blindados Cochrane y Blanco Encalada. Porque saben que ese “barquito” está lleno del sacrificio de los que ahí lucharon, tanto peruanos como chilenos. Hasta entre los que una vez fueron enemigos, hay ese respeto por la memoria.

Como dije párrafos arriba, por reclamar triunfalismos desmereciendo el valor de hombres que murieron peleando aun sabiendo que no iban a ganar, le salió a Mariátegui el verdadero espíritu derrotista que tuvieron esos cobardes que abandonaron el país cuando el ejército chileno iba avanzando por territorio peruano. El mismo que hoy, 139 años después, es el espíritu entreguista con que ofrece al país al mejor postor, en su columna de opinión.

miércoles, 2 de octubre de 2013

THE SAD SHOW. A propósito de la señorita Laura en México.


 THE SAD SHOW


A principio de los noventa, tenía un amigo del barrio que coleccionaba comics que podías encontrar en las veredas de Lima. Tenía los CREEPY, 1984, ZONA 1994, y entre otros también tenía al JUDGE DREDD (Juez Dredd). Sí ese mismo cuyo lema era IAM THE LAW, es decir YO SOY LA LEY (Por cierto hay dos películas basadas en ese personaje. La primera con Silvester Stallone, pero creo que la segunda versión es mucho más cercana al espíritu del comic. Y la banda Anthrax tiene un tema llamado I am The Law) Bueno la cosa en que una de las revistas del Juez Dredd que le gorreaba  al amigo en mención, traía la historia de un chico gordo, con granos, sucio y glotón que no tenía a nadie en  el mundo.

Este muchacho se había  presentado a un programa llamado algo así como THE SAD SHOW o el Show de la Tristeza, el cual consistía en narrar frente a cámaras la historia más desdichada, miserable y triste que pueda vivir una persona. El conductor era un tipo que dramatizaba lo que ahí se contaba y apelaba al corazón de los televidentes para que votaran por el desdichado. El premio, obviamente, era en dinero e iba aumentando conforme la historia aumentaba en tragedia. Cuanto más triste y trágica era, más plata ibas ganando de acuerdo a los votos y donaciones que hacían los espectadores. Acompañaban en el escenario una especie de coristas que cantaban canciones tristes con sendos pañuelos con que se secaban las lágrimas y vestidas de negro, como viudas del siglo XIX. El hecho es que este muchacho era un loser total, una tragedia metida dentro de un overol de jean con un enjambre de moscas volando encima de sus grasosos cabellos.

El programa tenía un gran rating dentro de ese mundo apocalíptico del Juez Dredd. Y el chico fue realmente una sensación de THE SAD SHOW, convirtiéndose en una celebridad, pero sin poder cambiar la tristeza que le perseguía. Ni el dinero que había ganado, que lo podía sacar de una existencia miserable, lo alegraba. Sólo pudo ser redimido cuando ayudaría a salvar a la megaciudad de uno de los muchos peligros que la acechaban. El perdedor, el gordo, el apestoso, pudo ser feliz cuando hizo algo realmente de valor, y se habría de convertir en un héroe, lo que no había hecho el dinero que había ganado. Al final del capítulo le harían un monumento por este acto.

Recuerdo que me quedé pensando sobre el tipo de programa que el comic anticipaba. Porque hasta ese momento no existían, al menos en el Perú, programas de ese tipo en que el descaro de usar el dolor ajeno, la desgracia humana, para tener rating era evidente. Y me imaginaba que seguro en Estados Unidos (país en que se inspira el Juez Dredd) ya estaban dándose ese tipo de programas. Y yo, un estudiante de periodismo, lamentaba hasta dónde llegaba la deshumanización de los medios de comunicación, por el dinero.  Pero guardaba alguna esperanza de que nunca iba a ver en la pantalla chica, a un ser humano llorando a cambio de unas monedas. Pobre chiquillo. No pasaría mucho tiempo cuando empezó el boom de los Talk Shows. 

Lo que pude determinar, a través de la lectura de ese cómic, fue que el contexto del mundo post guerra nuclear en que estaba ambientado el Juez Dredd donde una sociedad totalmente violenta, corrupta y podrida desde sus cimientos, solo podía mantener la paz social a través de una policía, que ya no era tal sino jueces de la calle que luchaban contra el crimen aplicando y sentenciando penas por el más mínimo delito. Obvio que no existían derechos para los ciudadanos mientras no infringieras  lo que para estos jueces era la ley, es decir ellos mismos: YO SOY LA LEY.

En ese sentido, dentro de ese mundo alucinado, el programa THE SAD SHOW era producto de una sociedad decadente, en donde las personas se regodeaban viendo a seres patéticos contar sus miserias, despertando el morbo de los demás miembros de la sociedad, quienes al conmoverse apelaban a la caridad cristiana de la limosna y le entregaban lo que pensaban era el único paliativo para que mejore su triste existencia: el dinero. El éxito de THE SAD SHOW se establecía de antemano porque esa sociedad la promovía desde sus más altos estamentos hasta el último ciudadano.

Entendiendo bien este punto, años después Alberto Fujimori instauraría la cultura de la prepotencia y el no respeto a las formas. Lo que se vino a llamar CULTURA COMBI (Nunca hubo mejor metáfora que esta), para miseria de la sociedad peruana… y esta penosa situación generaría, lo que ese  idealista estudiante de periodismo pensaba que nunca pasaría, que un THE SAD SHOW se instaurara en el Perú,  sólo que llevaría por nombre LAURA EN AMÉRICA.



martes, 16 de julio de 2013

DIALOGOS POSTCONCIERTO THE CURE II

Los diálogos que se me ocurrieron después del concierto de The Cure, continúan a pedido de muchos amigos que le han encontrado gusto a las historias que nos cuenta esta pareja que puede existir en todas partes, que conversan sobre situaciones que afectan a todos en todas partes y que tienen las mismas cursilerías que tenemos todos en todas partes. Espero les guste esta nueva entrega de los Diálogos postconcierto The Cure. :)

DIALOGO XI


- "Me encanta cómo brilla tu cabello". "¿De verdad? Nunca nadie me había dicho eso". "No creo que nunca nadie...". "En serio". "¿Ni tus enamorados?". "Que yo recuerde, no". "¿Con qué clase de patas has estado?". "Creo que con el tipo de pata que espera que otro lo diga por él". "Hasta las huevas"."Si pues, y hasta ahora nadie me había dicho nada como eso...". "O sea soy el primero". ". "Así es...". "Me alegra mucho". "¿Ahora puedo decirte algo yo?". "Sí, claro, dime". "Me gusta el brillo de tus ojos cuando me dices cosas como las que me acabas de decir". "¿Sí?". "Ajá". "Sabes, tampoco me habían dicho algo así hasta hoy". "¿De verdad?". "De verdacito". "¿Con qué clase de chicas has estado?". "Creo que con las que se fija en otro tipo de cosas, pero no en el brillo en los ojos de un hombre". " :) ". 

DIALOGO XII


- "¿Cuál es el límite que separa lo cursi de lo romántico?". "Mmmm como que explicarlo es medio simplón". "¿Simplón?". "Sí, pero mejor te doy unos ejemplos". "A ver". "Si te digo: mi amor ayer leía un poema de Marco Martos y recordé un momento especial contigo es ¿Romántico o cursi?". "Mmmm romántico". "Que haga un meme con tu foto y el poema en mención eso es... " . "Aaaay pues cursi". "Que prepare una cena íntima en casa, con un buen vino y mientras conversamos sin dejar de mirarnos a los ojos te doy un ramo de flores eso es..." "Romántico pues..." . "Y si te llevo a cenar y en medio del postre entra un cuarteto de cuerdas para que nos toque canciones húngaras y los mozos traen ramos de flores y anuncian que nos queremos y los demás comensales nos miran con sonrisitas cómplices...". "Ayyy ya cállate que eso es patético". "Entonces el límite que separa lo romántico de lo cursi no es el hecho en sí". "¿Entonces?". "Es la cantidad de personas implicadas". "No entiendo". "Pues que lo romántico compete solo a las dos personas que lo experimentan, sin importar el hecho, es una cosa solo de dos, como el amor mismo."."Y lo cursi es cuando involucra a personas que no tienen por qué enterarse"."Claro porque cualquier cosa que vean o escuchen en otros les va a parecer monsesazo". "Como esto que estamos hablando tú y yo”. " Así es”. " :) ". 

DIALOGO XIII


- "Tú que eres un hombre que escribe, ¿te parecen interesantes las mujeres que escriben?". "Mmmm sí, y también las que leen". "Pero una cosa es leer y otra escribir". "Ambas me parecen interesantes". "Yo creo que las que escriben son mujeres que tienen una sensibilidad especial". "Eso se puede aplicar también a los hombres que escriben historias". "Sí, pero no es lo mismo". "Tienes razón porque algunos hombres que escriben tocan temas femeninos y para eso hay que tener una sensibilidad especial de tratar algo que no es su naturaleza, y varios lo han tratado de manera genial". "Me viene a la mente Madame Bovary”. "Y a mi Anna Karenina". "En cambio las mujeres que escriben tratan temas netamente femeninos en su mayoría, y de manera genial también". "Si pues". "Pero una mujer que lee como tú puede ir más allá de los temas femeninos que puedes conocer de antemano; y sentir y conocer cómo actúa y piensa un hombre, solamente leyendo lo que escribe". "Igual sigo pensando que las mujeres que escriben son más interesantes". "Es una cuestión de apreciación y en ese sentido esta conversa no va a terminar nunca". "Jajaja no seas exagerado". "Mira, yo escribo ¿no?". "Así es”. "Y tú lees...". "Sí". "No crees que si yo escribo y tu lees, ¿no hacemos un buen complemento?”. ":)". 

DIALOGO XIV



- “Eres el chico más extraño que conozco”. “¿Y eso por qué?”. “Tienes una pinta de malo, pero en el fondo eres todo lo contrario”. “Pero eso no hace extraña a una persona”. “Si yo no te conociera y te viera caminando en la misma vereda, me cambiaría a la del frente”. “¡Qué mala! ¿Tan feo soy?”. “No es por lo feo…”. “Oh, gracias por el cumplido”. “Calla tonto, déjame terminar… Mejor dicho no es que seas feo, sino que tu imagen es la de un hombre que es todo lo contrario a lo que eres”. “No entiendo”. “¡Ahí está!, eres una contradicción andante, eso es lo que eres”. “Sigo sin entender”. “Es que se supone que un barrista es un violento que con las justas sabe leer y escribir, y tú estás muy lejos de ese prejuicio”. “¿Y te importa que sea de Sur?”. “Para nada”. “Me alegra escuchar eso, pero déjame decirte que en ese sentido tú también eres la chica más rara que conozco”. “Naaaaaaaa lo dices por molestarme”. “Te conocí en uno de los peores antros del centro de Lima, en medio de punkis borrachos”. “¿Y?”. “Pero cuando supe más de ti, eres todo lo contrario a lo que el prejuicio dice de una chica que va a conciertos de rock subterráneo”. “Soy alguien bastante común”. “No, no lo eres”. “¿Por qué?”. “Cuando te pienso me pregunto cómo una chica que se desenvuelve en ambientes extremadamente distintos, puede interesarse por cuestiones sociales, leer a Paul Auster, escuchar Eutanasia y usar chancabuques”. “Con tal que una cosa no afecte a la otra, seguiré siendo igual”. “Inteligente, sensible y desprejuiciada… Eres lo que yo llamó la perfección”. “Y tú una contradicción andante…”. “Pero pensándolo bien, realmente eres un 99.99 %,  es decir casi perfecta”. “¿Y cuál es ese uno por ciento que no me hace tu ideal?”. “Que no eres hincha de Alianza”. “¿Y te importa mucho eso?”. “Tanto como a ti que yo sea barrista”. “ :) ”. 

DIALOGO XV



- “Nunca pensé que un chico que escucha a Discharge le guste Mecano”. “Jajaja, sí me gusta, aparte que me relaja”. “Nada, eres un posero”. “Y eso que no te he dicho que me gustan los Bee Gees y ABBA”. “Nuuuuu”. “Y si quieres te canto una de Magneto”. “¡No por favor! Jajaja aunque a mí también me gustan ABBA Y Mecano”. “Lo bacán de ti es que te gusta Cock Sparrer”. “Y también Exploited y UK Subs”. “Quien te conoce poco, pensaría que no pasas de Shakira”. “¿Y eso por qué?”. “A primera vista das esa impresión”. “Hace tiempo me dijeron lo mismo”. “A mí no me impresionaste la primera vez que te vi”. “¿Y qué te causé?”. “Curiosidad”. “¿Cómo si fuera un marciano?”. “Así es… “. “¡Qué malvado!”. “Pero después te vi bien y me gustaste”. “Así toda marciana”. “Así es, y ya de a pocos te fui conociendo más…”. “Y te caí tóxica”. “Ajá”. “Y radioactiva”. “Por supuesto”. “Y vomitiva”. “jajajaja sí también vomitiva…”. “¿Y no te dio ganas de salir corriendo o llamar a los Expedientes Secretos X?”. “Para nada”. ¿Por qué?”. “Porque marciana, tóxica, radioactiva y vomitiva…”. “¿Qué?”. “Me gustas mucho más”. “ :) ”. 

DIALOGO XVI



- “Recuerdo que una vez invité a una chica a comer un dulce de tres leches”. “¿De verdad?. “Sí, fue la primera vez que salimos, aunque después fuimos a caminar y al pasar por unos pubs me dijo: Entremos que te invito unas cervezas”. “Esa chica debe ser una malograda”. “Es malogradaza, pero no me importa porque me gusta malograrme con ella”. “Aaasu ¿qué tanto así es esa chica?”. “Es mágica”. “¿Mágica?”. “Sí, tiene mucha magia”. “Eso lo dices porque eres bueno”. “Lo digo porque ella también es buena, aparte que está buenaza”. “jajaja ya no seas chistoso”. “¿Chistoso por qué?”. “Porque no estoy buenaza…”. “¿Y qué te hace pensar que hablo de ti?”. “¿No dices que ella tiene mucha magia?”. “Es verdad…”. “Ya pues…”. “¿Ya pues qué?”. “Pues que adiviné… :P ”. “  :) ”. 

DIALOGO XVII



- "A la mayoría de chicas que conozco y que escuchan punk como tú, les gusta Misfits". "Son unas poseras". "¿Cómo?, ¿a ti no te gusta?". "Para nada". "Eso sí que es una novedad de tu persona". "¿Por qué tendría que serlo?". "Es que cada día me sorprendes más". ";)" . "Eres todo lo contrario a lo que uno se imagina". "Soy lo normal". "No lo eres, ya te lo he dicho". "Simplemente no me gustan". "Es que pensé lo contrario porque Misfits es la típica banda light que gusta a todo mundo". "Aguanta tu coche, yo no soy todo mundo por si acaso". "Con eso me confirmas lo que digo". "Jajaja, en ese sentido prefiero a Eskorbuto". "No pues no hay punto de comparación". "Por eso me inclino por ese tipo de  bandas y no en Misfits". "¿Y por qué?". "Porque Misfits siempre me pareció una banda para american teenagers". " :) ”. 

DIALOGO XVIII


- “Tu nunca me has hablado de tu exenamorada”. “Mmmm, es que para mi ese tema no tiene importancia”. “¿Por?”. “Hace tiempo que se murió el amor con ella”. “Pensé que podías compartir ese aspecto de tu vida conmigo”. “Una buena amiga me aconsejó que nunca hablara de mis ex con la chica que salgo”. “Tiene razón tu amiga, pero yo sí te he contado lo mío”. “Sólo me has dicho que te enamoraste como se enamoran las mujeres inteligentes”. “Sí pues, como una idiota”. “Jajaja”. “¿Y los hombres inteligentes también se enamoran como idiotas?”. “Los hombres inteligentes no”. “¿Entonces?”. “Simplemente no se enamoran”. “¡Qué idiotas!”. “Jajaja, por lo que veo tu ex era un tipo inteligente”. “No, todo lo contrario, él sí era un completo idiota”. “¿Y se llegó a enamorar de ti?”. “No lo creo”. “Suena cruel, pero creo que sí era inteligente”. “Fuera de acá, idiota”. “¿Oe qué? Jajaja. Nunca fue tan acertado ese calificativo”. “¿Por?”. “Por nada, por nada…”. “Ya pues cuéntame”. “¿De que estoy enamorado de ti como un idiota?”. “No pues, de tu ex”. “Solo te diré que en ese tiempo pasado, cuando la veía o la pensaba se me hacía un nudo en el alma”. “¿Y ahora?”. “En la garganta…”. “ :) “ 

DIALOGO XIX



- “A pesar de que eras amigo de mis amigos y andábamos por los mismos lugares, no sabíamos que existíamos”. “Sí pues, hasta el momento en que nuestras miradas se cruzaron tu y yo éramos una nada para ambos”. “Tú eras parte del mundo que no conocía”. “Existía para mí, pero no para ti, por tanto no existía”. “Igual yo para ti”. “Así es”. “Pero sí existíamos para otros”. “En un espacio y tiempo que no nos hacía para los dos”. “Entonces la casualidad hizo que nos descubriéramos”. “No, la casualidad no existe”. “¿Entonces qué es lo que existe?”. “Existe todo aquello que hizo que nos llevara hasta ese momento, en ese lugar en que te vi y me viste”. “Como si todo estuviera condicionado para que ese momento se dé”. “Así es, y con él todo lo que vendría después”. “Como si todo estuviera escrito”. “Sí como en una novela”. “Quizás somos el reflejo de alguien que nos escribe”. “O quizás somos su pura imaginación”. “Como una especie de Dios”. “¿Pero tú eres creyente?”. “No, ¿y tú?”. “tampoco”. “¿Entonces qué somos?”. “Cada una de las elecciones que dimos antes y que nos llevó a conocernos”. “Somos entonces lo que elegimos”. “Sí porque cuando te elegí, yo también me he elegido”. " :) ” 

DIALOGO XX



- “Si alguna vez tu y yo vivimos juntos nos vamos a morir de hambre, porque yo no sé cocinar”. “Aunque no creas yo sí sé cocinar algunas cosas”. “¿De verdad?”. “Es que yo era el primero en llegar del colegio, y tenía que adelantar el almuerzo hasta que llegue mi mamá de trabajar, junto con mis hermanas”. “Y ellas no cocinaban”. “Esas no hervían ni el agua, aunque después aprendieron”. “¿Y qué sabes hacer?”. “Me sale un café pasado muy bueno”. “Yo no tomó café”. “El arroz me sale graneadito”. “Tampoco me gusta el arroz”. “Mmmm y de postre me sale bien rico el arroz con leche”. “Soy intolerante a la lactosa”. “Bueno, entonces no te he dicho nada…”. “Pero si hay algo que me gusta…”. “¿Qué cosa?”. “El higadito frito con yucas que venden afuera del estadio…”. “:)”. 

DIALOGO XXI



- “En verdad la gente que no te conoce pensaría que eres un delincuente”. “Sí, me doy cuenta de eso por cómo me miran en la calle”. “¿Y cómo te miran?”. “Mmm como a la defensiva”. “Qué tontos”. “¿Eso no te asusta?”. “Para nada”. “Entonces voy comenzar a perseguirte siempre”. “¿Tendría que sentir miedo por eso?”. “No necesariamente”. “O tendría que esconderme de ti”. “Jajaja ¡No!”. “¿Y por qué vas a perseguirme?”. “Porque lo deseo”. “¿O vas a secuestrarme?”. “No tanto así”. “¿Entonces por qué lo harías?”. “Porque de niño me enseñaron a perseguir siempre mis sueños”. “ :) ”. 

DIALOGO XXII


- “El otro día subí a la combi y al lado del único asiento libre estaba sentada una chica bastante guapa”. “Mmmm ¿y qué paso?”. “Estaba distraída buscando algo en su bolso; cuando le pedí permiso levantó la mirada y la cruzó con la mía, pero noté sorpresa en sus ojos”. “¿Y cómo así, ah?”. “No sé, creo que le interesé”. “¿Le interesaste?”. “Uno siempre siente eso, es como una atracción”. “¿Atracción? Mmmmm”. “Aja, sentía que me miraba de soslayo, y cuando yo lo hacia ella volteaba a otro lado, y así varias veces”. “¿Y qué paso?”. “En un momento cruzamos otra vez la mirada y sonreímos, pero más que sus ojos me atraía el brillo de su cabello”. “¿De qué color era?”. “Castaño casi marrón”. “¿Y le hablaste?”. “A eso es lo que voy, luego de un momento volvió a su bolso. Al parecer se le había atracado el cierre”. “Y seguro le ayudaste”. “Ajá, me ofrecí y ella accedió; con poco esfuerzo pude liberar el cierre”. “¿Y qué te dijo?”. “Me agradeció, pero quedó esa sensación de que le hiciera el habla”. “¿Y le hablaste?”. “Pensé más bien en lo que podría suceder si lo hacía”. “Que no llegabas vivo a fiestas patrias…”. “Jajaja. No, pensaba en esas cosas inesperadas que hacen que tu vida pueda dar un vuelco total”. “Grrrrrrr”. “En que desde que nacemos, cada paso que damos nos lleva a situaciones como esa en donde tenemos nuestro destino en las manos”. “¿Pero le hablaste o no?”. “No pues”. “¿Por qué?, no dices que estaba guapa?”. “No lo hice porque mi vida ya ha tomado un rumbo”. “¿Desde cuándo?”. “Desde el día en que te conocí”. “ :) ” 

DIALOGO XXIII


- “Anoche soñé contigo”. “¿Si?, ¿y qué soñaste?”. “Nada que no hayamos hecho”. ”Mmmm eso suena interesante”. “Bastante interesante”. “¿Pero exactamente qué soñaste?”. “Los detalles no los recuerdo, solamente que estábamos juntos”. “Como ahora”. “Y como otras veces”. “¿Tanto así?”. “Para serte sincero soñé que te comía”. ” ¿Que me comías?”. “Así es”. “¿Y cómo me comías?". “Como a un melón”. “¿Y el melón estaba rico?”. “Estaba sabroso”. “¿Y lo comiste a mordiscones?”. “No”. “¿Entonces?”. “A besos”. “:)”.

miércoles, 15 de mayo de 2013

DIÁLOGOS POSTCONCIERTO DE THE CURE


Después del concierto de The Cure, regresaba en un largo viaje de combi hasta mi casa, y aún emocionado por las canciones y por lo vivido, se me vinieron a la mente conversaciones con una posible chica inexistente. Una que seguro habrá asistido a ese concierto y que pudo ser alguna de las miles que estuvieron ahí y que seguro sintieron la misma emoción que yo sentí de escuchar a Robert Smith y compañía. Espero les guste los primeros diez diálogos de: DIÁLOGOS POSTCONCIERTO DE THE CURE

DIALOGO I 





"¿Por qué siempre que salimos te pones a silbar la melodía del Just Like Heaven de The Cure?”. "Porque me gusta mucho esa canción". "Es que he notado que no lo haces cuando estamos con otros amigos, sólo conmigo". "La verdad es que tu eres como dice la canción... Just like a dream". "¿Un sueño?”. "Así es". "Me haces sonrojar, pero no llego a entender el porqué". "La verdad... Es que estoy enamorado de ti". "¿Enamorado de mí? No esperaba que me dijeras eso"."Yo tampoco, pero ya te lo dije". "Menos lo había notado...". "Supongo porque no te lo había dicho nunca". "¿Y qué tiene que ver esa canción con todo esto". "Es que me enamoré de ti después de soñar contigo, por eso eres como un sueño...". "¿Y qué soñaste?". "Eso no te lo voy a decir”. "¿Por qué?”.”Sólo te diré que fue un sueño muy bonito...". "Cuéntame por favor..."."Te lo contaré cuando el sueño se haga realidad...". "¿Y si no se hace?". "Entonces lo convertiré en literatura..." 


DIALOGO II 



"Una vez preguntabas algo de que un anarquista sería inconsecuente si a su enamorada la llama 'mi reina'...". "Ah, sí recuerdo...". "Tienes razón, porque el amor es inconsecuente". "Seguramente, sino mírame a mí, barrista de Alianza Lima enamorado de una hincha de la U". 

DIALOGO III



"El otro día que fuimos por el faro de Miraflores, dijiste algo que me pareció bastante monse...". "¿Si?, ¿qué dije?". "Mmmmm más o menos que mi sonrisa ilumina más que la luz del faro". "jajaaaa qué tal floro" . "Sí, de verdad me pareció un florazo". "No lo dudo, pero ahora que recuerdo vi que sonreías". "¿Yo?". "Así es, y por cómo se formaban esos paréntesis en las comisuras de tu boca, estoy seguro que en el fondo te gustó lo que dije" ."Bueno sí... mejor dicho un poco, pasa que...". "Pasa que sí te gustó, pero lo niegas porque quieres parecer una chica que no le interesan ese tipo de cosas...". "Puede ser, pero más bien tú con esa pinta de malo, aparentar ser un monse no te cae". "Creo es todo lo contrario". "¿Todo lo contrario?". "Así es , porque en realidad soy un monse que se esconde detrás de una pinta de malo". "Y por qué?". "Para que tú que en el fondo te gustan esas cosas monses te fijes primero en el chico malo que no soy". 

DIALOGO IV



"Oye, muchas gracias por conversar conmigo y escucharme". "No tienes que agradecer, pero creo que más es lo segundo que lo primero, porque lo que más hago es escucharte". "Sí, tienes razón, te debo agobiar con mis cosas". "No me agobias, porque en realidad me gusta cuando me hablas de tus problemas, de tu vida, tu trabajo. Me gusta sentir que confías en mi persona". "Por cierto tu nunca me cuentas nada de ti". "Sí te he contado, bueno he tratado de contarte". "¿De verdad?". "Así es, pero siempre tienes que irte o cambias de tema. Asumo que tienes cosas más importantes". "Ay, perdóname, soy una estúpida que no me doy cuenta que también querrás compartir tus problemas". "No te preocupes, mis problemas no son tan graves como para estar contándolos, aparte tu tienes los tuyos y con los míos sería como recargarte". "No, es que la verdad debería escuchar a las personas que se toman la molestia de hacerlo conmigo". "Bueno, te diré que no tienes que hacerlo, a mi me gusta escucharte; aunque creo que de los dos la que tiene más necesidad de que la escuchen eres tú...". "Sí pues, pero igual cuéntame algo de ti, ¿ya?". "Mmmm bueno el otro día soñé que...". "Ah oye, ¿no te conté lo que hizo el cabrón de mi jefe?". "No, ¿qué  hizo?". "Mira el muy cobarde...".

DIALOGO V




"El otro día escribiste algo que me gusto y... no sé, pero me sentí identificada". "¿Si? Bueno lo escribí pensando en tí...". "No te creo". "De verdacito... imaginaba a la chica de la historia con tu sonrisa lejana de comisuras castañas”. "¿Comisuras castañas?". "Así es, mírate en el espejo, sonríe y verás cómo se forman unas comisuras en cada lado de tus labios". "Pero no son castaños, no tiene sentido lo que dices". "No tendrá sentido, pero dime ¿te suena bonito?". "Mmmmm sí". "Entonces si suena bonito, es porque escribí sobre algo bonito...". “ J

DIALOGO VI




"¿Hay alguna cosa que te haga llorar?”. "Soy muy poco de llorar, pero a veces lloro por nada también". "No entiendo". "Jajaja, no me hagas caso"." Pero en verdad ¿qué es lo que te hace llorar?"."Aunque no sé si lloraría, pero ver llorar a una mujer me parte el alma". "Uy, qué sería si me ves llorar a mí". "Suena floro, pero besaría tus lágrimas y trataría de hacerte sonreír". "Qué romántico, jejeje nunca han hecho eso por mí, pero ¿cómo vas a besar mis lagrimas?, ¿eso se puede?". "Por supuesto”.”A ver dime...". "Mejor te lo demuestro". "¿Cómo?". "Ponte a llorar..." 

DIALOGO VII



"He visto que estás posteando unas historias que me parecen conocidas". "Sí, las inspiran cierta personita que no veo muy seguido"."También veo que te preguntan si son extractos de alguna novela que estás escribiendo". "Puede ser". "¿Y cómo la titularías?". "No lo he pensado, pero ¿cómo lo harías tu?". "Mmmm podría llamarse: Diálogos postconcierto de The Cure". "No está mal, pero creo que le pondría: Cómo meter floro y morir en el intento  o Manual para no enamorar". 

DIALOGO VIII



"Ayer que me abrazaste fue como algo especial”. "Estabas muerta de frío". "Sí, pero sentí mucha ternura en tu abrazo". "Te hubiera dado mi casaca pero no sé hasta dónde me lo hubieras aceptado". "¿Por?”. "Tiene el escudo de Alianza". "No me hubiera importado". "Si hubiera sido al revés yo no me ponía una de la U". "Si hubiera sido así tampoco te la habría dado"."Porque sabes que te la iba a rechazar"."No". "¿Entonces?". "Porque te hubiese abrazado como me abrazaste tú ayer...".

DIALOGO IX



"Yo en mis relaciones anteriores he sido una idiota"."No creo que haya sido así". "No, pero en realidad he sido una recontra idiota". "¿Qué te hace estar tan segura?". "Es que realmente fui totalmente una idiota". "Jajaja si te sirve de consuelo estuviste como en el cuento de Ángeles Mastretta". "¿Cuál es ese?". "El que se inicia así: Se enamoró como se enamoran siempre las mujeres inteligentes: como una idiota...". 

DIALOGO X



"El otro día leí algo más o menos así: 'Si un escritor se enamora de ti, vivirás para siempre'. ¿Es cierto eso?”. "Realmente no lo es". "Otros dicen que sí". "¿Quiénes?". "¿Otros escritores?". "Eso es un floro que usan para computar chicas"."Me lo imaginaba”.”Realmente el que vive para siempre es el personaje, no la persona quien la inspiró, ¡y eso!, si es que el libro sobrevive al tiempo y a la crítica". "Debe ser bonito inspirar una historia, un personaje de novela...". "Sí, de hecho que lo es, pero eso a las chicas de ahora no les interesa". "¿Por qué dices eso?". "Lo digo por experiencia". "A mí sí me interesa". "Pensé que tus intereses iban por otro lado". "Es verdad, pero en el fondo a las mujeres también nos gusta saber que inspiramos algo...". "Siempre y cuando se fijen en alguien con la sensibilidad suficiente para descubrirlo". "Si pues". "Y eso no es habitual en las mujeres". "Espero algún día inspirar algo bonito, y quizás vivir para siempre". "Ya lo estás haciendo". "¿Cómo?". "Este momento, este instante en la distancia entre tú y yo… Este ahora es la eternidad". "¿Y lo vas a escribir?". "Algún día... posiblemente algún día". 



martes, 16 de abril de 2013

LAS SIXTIES. Onda de los años sesenta en las calles de Lima.

La sexta edición de la revista DOSIS, cultura alternativa ya esta en las calles, y hoy martes 16 se presentará en La Noche de Barranco con la presencia de bandas como Raul Montaña, Los Stomías, Adri Vainilla, Isabel Omega, entre otras. Puedes encontrar la revista de manera gratuita en los siguientes puntos de distribución: Zeta Bookstore, Centro Cultural España, Centro Cultural Británico de Miraflores, Centro Cultural de la PUCP, Fundación Telefónica, ICPNA, Librería Ibero (av. Mariscal Óscar R. Benavides – Ex Diagonal – 500 Miraflores), Librería Crisol del Jockey Plaza (av.Javier Prado Este 4200) y de Plaza San Miguel (Tienda 55 – 56), Conservatorio Nacional de Música, Librería Sur y en Búho Comunicaciones con oficinas en Alcanfores 492, Of. 412 Edificio Thumberbird. Los interesados en adquirir las revistas pueden llamar al 01 – 2018100 – 999356310. Si vives en provincia o no pudiste dar con un ejemplar, puedes bajarte el PDF de la revista en  www.dosis.pe


LAS SIXTIES. Onda de los años sesenta en las calles de Lima.

Fotos y texto: Martín Roldán Ruiz


A pesar de la Guerra Fría, el peligro Nuclear y la guerra de Vietnam. O hechos más de nuestra realidad como las invasiones de tierras en la Concepción o el Napalm utilizado para sofocar a las guerrillas del MIR, la década de los sesentas tiene atractivos que medio siglo después son retomados por los jóvenes de hoy.  La música, la vestimenta y la actitud.

A manera de un eterno retorno, ese concepto filosófico que plantea el regreso a lo que ya ha acontecido, en una sucesión cíclica inacabable, el regreso a las antiguas formas de vivir (o de vestir) pueden leerse como un rechazo al mainstream de estos años. En ese sentido nos acercamos a un grupo de muchachas que asumen un estilo de vida marcado por vestidos con diseños Op Art, Naif o el colorido estilo ye-ye. Peinados Bob, Carre corto o maquillaje al estilo de la famosa modelo Twiggy.  Ellas se hacen llamar Las Sixties.

MY GENERATION (The Who)


Gaba, Paula, Carol, Ana e Isabel tienen claro que la década de los sesentas fue un tiempo de convulsiones y de cambios, tanto en el mundo como en nuestro país. Un tiempo en que la lucha por las libertades económicas, sexuales, de género y contra las discriminaciones, fueron el estandarte de una juventud que comenzó a ocupar espacios que antes les eran vedados. 

El inicio de esta tendencia de no seguir lo establecido fue la música. Para Isabel el interés vino a través de la Nueva Ola peruana. Paula por su fascinación de las subculturas en Inglaterra. Ana cautivada por la escena Mod inglesa. Gaba y Carol, por los ritmos jamaiquinos como el Rocksteady, Early o Skinhead Reggae, el Soul, Nothern Soul y el Garaje Rock. 

Isabel, que estudia diseño de indumentaria en Argentina, afirma que es una época revolucionaria, rebelde en el aspecto artístico, cultural y social. “Me empapé de esa música y esa estética, y se volvió una pasión”. Gaba, antropóloga, comenta que no le gustan los productos de consumo masivo. “Es un hecho que la contracultura, lo ‘diferente’ del establishment adulto, ahora es parte de los mercados juveniles. Prefiero consumir cosas que elijo de la época que se me antoje”. 

DEDICATED FOLLOWER OF FASHION (The Kinks)

La cultura es parte de la superestructura de la sociedad, por tanto la moda que es una expresión cultural también lo es. En ese sentido no está desligada del contexto histórico y social en que surge. Dicho contexto influye en la manera cómo pensamos y también en cómo vestimos, una prolongación de lo que deseamos expresar como individuos o colectividad. “La narrativa de la estética”, asevera Gaba.

En Europa y Estados Unidos, la juventud comenzó a reivindicar su derecho de participación en los problemas de su tiempo. Los derechos de las minorías, Mayo del 68, la primavera de Praga, tendría en los jóvenes su base a futuro. En el Perú el cambio generacional se iría gestando a través de expresiones artísticas como la poesía y el rock. Antonio Cisneros, poeta representativo de la década, señalaría: “En los sesentas la poesía peruana dejó el terno y se puso el blue jeans”. Con esta frase que se hace extensiva a lo que nos concierne, podemos afirmar que los jóvenes dejaron mostrar hasta en su vestir, lo que sus convicciones les dictaban.

A manera de manifestar los postulados de liberación femenina, las mujeres abandonaron el uniforme de faldones y corsés, por vestidos coloridos y ligeros. La minifalda y el cabello corto, lo andrógino y lo extravagante iban de la mano. “Los sesenta inciden en la hiperfeminizacion, de una manera interesante y de una belleza estética sin precedentes”, explica Gaba.

IT'S MY LIFE (The Animals)

¿Pero cómo consiguen ropa que no se encuentra fácilmente? Todas mandan a hacer sus vestidos, sacando los modelos de revistas antiguas, de cantantes de la época, o comprándolos a través de portales en Internet. Carol y Ana hacen su ropa con la modista de Chio's Clothes. 

Para Isabel que es diseñadora le resulta conveniente hacerlo a su gusto. “No tiendo a copiar, reinvento. Mezclo características de vestidos. Para crear uno para mí, combino telas y cortes”.  Gaba cuenta que empezó cuando abrió el baúl de su mamá. Luego descubrió el mundo de la compraventa de ropa de segunda mano en la avenida Grau y en Tacora. En el 2012 tuvo la oportunidad de viajar a Europa. “Además de comprar todo lo que me fue posible en huecos específicos, vi muchísimas ideas para diseñar aquí. Pero las cosas más bonitas las he visto en Tacora a precios de risa”. Paula también es una asidua de estos huecos “No mucha gente conoce y son muy económicos, eso sí tienes que buscar durante horas”.

Ante la pregunta si hay varones responden que son pocos, y que son de otras ondas urbanas como skinheads tradicionales, mods, rudeboys, y algunos garageros. Se reúnen en casas de amigos para escuchar música. “A veces los de “Vieja Tradición” o de “Perú Au go-go” organizan fiestas; pero, en comparación a otros países la escena es minúscula”, cuenta Isabel. A pesar de ser pequeña no deja de ser activa y disfrutan de bandas y solistas como The Skatalites, The Marvelettes, The Miracles, The Who, The Kinks, Alton Ellis, Prince Buster, Glen Adams, Phillys Dillon. Entre los peruanos a Los Yorks, Dolton’s, Shains, Silverton’s, Steivos, Saicos, Belkings. Sus íconos femeninos son las modelos Meche Solaeche, Gladys Arista, Patricia Aspíllaga, Camucha Negrete, entre otras.

“Nuestro objetivo es unirnos y visibilizarnos como grupo de chicas que retoman moda y música de hace medio siglo con la misma vitalidad, pero con la actitud de tener las herramientas de ahora. Luego vendrá hacer eventos, etcétera”, manifiesta Gaba. Ante esto lo único que nos queda es hacernos la pregunta de la canción de The Who: “Who are you? Who?, who?, who?, who?”.






















Fotos: Martín Roldán Ruiz.