martes, 5 de octubre de 2010

ESTE AMOR NO ES PARA COBARDES (Plan lector II)


El día lunes 04 fui invitado al colegio Liceo San Juan del distrito de San Martín de Porres, para hablar de mi libro de cuentos Este amor no es para cobardes. Fue una mañana muy entretenida respondiendo las inquietudes y dudas de alumnos de cuarto y quinto año de secundaria en torno a los temas que trata cada uno de los cuentos del libro. Aparte, sobre aspectos de mi vida, del pandillaje y temas inherentes a su etapa adolescente.

De manera sincera les respondí una serie de preguntas como: ¿Ha tenido enfrentamientos?, ¿ha agredido a otros hinchas en peleas?, ¿en las barras todos son delincuentes?, ¿ha robado banderas de otros equipos?, ¿ha probado drogas?

De hecho que son interrogantes algo ingenuas, pero que son muy importantes para muchachos de entre quince y diecisiete años, en que el tema de las barras bravas –que es el gran tema del libro– y del pandillaje, forma parte de su mundo adolescente; y a quienes, en algún momento de sus vidas, tendrán que hacer frente.

También hablamos del quehacer narrativo, de cómo se construye un cuento, de cómo a partir de algo que se ha vivido, se ha escuchado o que se lo han contado, podemos crear una ficción sobre un tema humano específico. En cómo podemos dejar fluir nuestra imaginación para crear un mundo paralelo, posible o imposible, que se asemeje a la vida. Pero, sobre todo, de la importancia de la lectura, no solo como placer sino también para forjarnos un criterio que a futuro nos servirá para ser críticos y evitar ser manipulados.

Pude llegar a este colegio gracias a la invitación de los mismos alumnos, quienes pidieron conocerme. Y, también, a las gestiones de Martín Chirinos promotor de la editorial Norma y de la responsable del Plan Lector del colegio, profesora Liliana Vílchez.

Pero hay un detalle que me gustaría recalcar. Todos los colegios en donde he sido, invitado desde el año pasado, han sido colegios particulares. Me gustaría asistir a colegios nacionales, similares al colegio Guadalupe donde yo estudié, para hablar de mis libros, pero no se ha dado hasta hoy. Según lo que he podido saber y lo que la profesora Vílchez y el promotor me corroboraron, es que no hay una política sobre el Plan Lector en la que se contemple a autores contemporáneos para la lectura en los colegios nacionales.

Yo mismo que laboro en uno, puedo ver que los libros leídos para el Plan Lector son unos cuantos clásicos, como El lazarillo de Tormes o El diario de Ana Frank. Porque, en su mayoría, les hacen leer libros de Cuauhtémoc Sánchez, de Paulo Cohello, y últimamente de… ¡Og Mandino! Y lo que es peor, mandaban a comprar los libros a la avenida Grau. Es decir piratas, por ser más baratos. No me sorprendería que todo lo mencionado es práctica común en el cien por ciento de colegios nacionales.

Es más, cuando a los padres se les hacía saber que tenían que dar un dinero para que compren el libro pirata, algunos se quejaban de que era muy caro los cinco o seis soles que debían desembolsar. Algunos amenazaban con quejarse a la UGEL porque el gobierno había prohibido la compra de libros, ya que a principio de año entregaba seis textos de cada curso, completamente gratis. Seguro que si se pedía para un par de chelas, fácil soltaban el billete.

Creo yo que en el Plan Lector se debería conocer primero a los clásicos de la literatura peruana, no solo el mediocampo de ensueño: Vargas Llosa, Bryce y Ribeyro, sino también a todos aquellos que tienen un nombre dentro desde nuestras letras. Y, también, a los autores nuevos.

No sé si les he mencionado que en mi lugar de trabajo he organizado lecturas de cuentos donde hemos leído a autores peruanos consagrados y a los más recientes. Y los cuentos que más gustaron entre la secundaria fue El tren de Oscar Colchado y Perdidos en la noche de Sergio Galarza de su primer libro de cuentos Matacabros. Éste último, sobre todo, por ser más cercano a las vivencias de los alumnos. Aparte porque eran cortos, con un lenguaje sencillo, y con una serie de elementos que les facilitaba la lectura.

Es más, para que este post no parezca romanticón, diré en términos de mercado, que si se implementa una política en que los colegios de todo el país leyeran a más autores peruanos, no solo se estaría forjando el placer de leer, la comprensión lectora y el cultivo de la cultura de los alumnos, sino también a miles de consumidores de libros con el cual se dinamizaría el ciclo Léctor – Autor – Editorial. ¿Pues de qué sirve que haya muchos buenos autores si no hay lectores?

Con una adecuada reforma de los impuestos para las publicaciones dirigidas al Plan Lector, se abarataría el precio, y se combatiría la piratería. Obviamente que el Ministerio de Educación tendría que especificar la prohibición en la venta de libros para los colegios, el cual rige para los textos, y no para los del Plan Lector. Y que se prohíbe, bajo responsabilidad de los directivos de los planteles, la compra de obras piratas.

Esto a futuro fortalecería la industria editorial, habría mucho más publicaciones y los autores no sufrirían para ver sus obras publicadas, aparte que recibirían las retribuciones justas por ellas. Pero, como en nuestro país todo se hace con los pies y no con el cerebro, nadie ha notado este beneficio de para todos a partir del Plan Lector.

Vamos a ver si a algún lúcido se le prende el foco y hace algo de una buena vez.
















Esta foto de mi cara es la más difundida, ahora al carboncillo










Alumnos de cuarto año
Alumnos del quinto año

La profesora del Plan Lector, Liliana Vílchez

6 comentarios:

El mapache malhumorado. dijo...

Nadie se kiere dar cuenta cuán importante es para un país leer e invertir en la educación. Me parece increíble. Una vez pasaba por Kilca (cuando era boulevar) y un niño pekeño le pedía a su mamá ke le compre un cuento, la mamá le respondió al niño (k era bastante insistente) ke no, ke eso "no le iba a llenar la barriga". Hablar y citar cifras sobre los porcentajes de inversión y promedio de lectura por país sería ya de necios. El tema pasa porke los (ir)responsables de la educación prefieren tal vez hacerse un "faenón" antes de soltar la mamadera y kienes son los llamados a reformarla son los menos indicados pork con las justas leen la guía telefónica, y eso.

Anónimo dijo...

eso es lo malo que pasa en la educacion peruana los niños y jovenes son el motor de un pais y que mejor que la lectura.
yo tambien estudie en el colegio Nuestra Señora de Gvadalvpe ,y cuando estaba en 4º me hicieron comprar libros de cuautemoc , los libros fueron Sangre de Campeon y Juventud en Extasis y cuando estaba en 5º me hicieron comprar El Secreto de las 7 Semillas de David Fishman que son buenas obras pero que a un estudiante peruano que nunca le han incentivado la lectura adecuadamente desde primaria osea no se puede...y mira lo que pase tuve que estar 9 años en la etapa colegial para que tuviera que comprar un libro (pirata) y leerla .La mayoria de familias en el Peru por no decir todas son de padres que trabajan y de que esta generacion de padres tambien arrastra este tipo de problemas para mi suerte de hijo tuve un padre que siendo de un origen humilde siempre le atrajo la lectura...el plan lector en teoria es muy buena pero en la practica no tenemos los resultados.
que mal que los colegios nacionales no sean como los colegios particulares ... pero todo esto es una mezcla de todo porque yo soy de la promocion G-07 y te digo que cuando entraba alguien que no sea un profesor con cara de mierda o un director o el auxiliar nadie lo iba a escuchar osea todo esta toalmente patas arriba...ojala esto cambie de una buena vez.
gracias por las aclaraciones del skinhead..a y seria bueno que estos chicos vean estas peliculas del pandillaje y barras bravas de las consecuencias y peligros que uno asume, yo les recomendaria estas peliculas :hooligans y the football factory son muy buenas.

Hernan dijo...

Querido amigo, es que tiene lógica eso de hacer leer basura a los niños.

En un país corral de chanchos no se debe forjar ciudadanos esclarecidos si no entes que apenas puedan descifrar el idioma escrito, meros técnicos capaces apenas de hacer girar una màquina pero incapaces de inventarla. Entonces, las frases impostadas, los lugares comunes, la subliteratura de traficantes de la autoayuda,resulta coherente con los planes de cretinización masiva de las oficinas del ministerio de educaciòn.

Mientras no seamos un país auténticamente soberano, ni la comida ni el arte ni ninguna otra forma de producción humana supraestructural será difundida como se merece: hacerlo sería despertar el cerebro de la gente.

Salud y Libertad

Rafo

PD: Felicitaciones de todas maneras por tus incursiones colegiales. También estudié primaria y secundaria en estatales, pero por suerte La Biónica, la profesora de literatura, nos hizo conocer tempranamente a Vallejo, Alegría, Scorza, Martín Adán, Arguedas, Albújar, Hernández, entre otros. En esas épocas sólo los realmente imbèciles leían bazofia tipo La Vaca, Quién se ha llevado mi queso o cualquiera de Cuautehmoc Sànchez

Anónimo dijo...

Te dejo este enlace, Martin:

http://columnabeat.blogspot.com/2010/10/fuerza-lucho.html

Creo que Lucho te paso la foto de la gente subte que una vez comentaste. Un abrazo

♀ Friducha Trucha dijo...

ke bien Martín... me imagino la inmensa alegría ke debes sentir al compartir tus experiencias con lxs muchachxs. Es bien gratificante conversar con ellxs -te lo digo porke he estado trabajando en colegios tb- pues uno no pierde la esperanza de ke lxs menores del presente sean grandes ciudadanos en el futuro.
Es bien bacán trabajar con gente de escuelas y colegios. NOs llena de energía. Nos da esperanza.

N

Grinder dijo...

Wacha, me alegra en sobremanera que tu obra siga rotando y de que manera, existe la posibilidad de una segunda parte? un gran abrazo a la distancia estimado, espero poder pisar el templo de matute dentro del poco.