sábado, 4 de junio de 2011

LA NARANJA MECÁNICA.Cuarenta años de su estreno y su influencia.

Una vez una lectora de mi novela Generación cochebomba, de 17 años de edad, me contó que se reunía con su mancha de chikipunks, emos, metaleros, etcétera para leerla mientras se tomaban unos tragos entre otras sustancias. “Alucinábamos con las historias, con los personajes… ¡en los ochenta eran la cagada!”.

Lo que me sorprendió fue que mi libro era tomado como referencia para ellos, como una especie de NO EJEMPLO a seguir, como diría la retórica subte. Esa noche también estaba Memo Escoria, amigo de esos años en que me basé para configurar a uno de los personajes.

Como dije, me pareció de putamadre que mi libro haya llegado a ser lo que es entre los adolescentes que tienen algo que ver con la música, y las posturas antialgo (ahora es muy difícil determinar contra lo que están), porque los subtes no teníamos libros en los cuales vernos reflejados. Nuestras referencias no iban mucho por los libros, pero sí por algunos comics españoles. Y, sobre todo, películas como Los guerreros (amos de la noche), The Outsiders, La ley de la calle (Rumble Fish), Syd and Nancy, Suburbia (la rebelión de los punks) y la Naranja Mecánica.

Precisamente este post es para rendir homenaje a la película de Stanley Kubrick que va a cumplir cuarenta años de estrenada un 19 de diciembre de 1971. Aunque años después leí la novela de Anthony Burgues , en que se basó la película, no dejo de reconocer la influencia que tuvo para muchos de mi generación, sobre todo los chicos de la calle que soñaban con tomar la ciudad, como así anunciaba una canción de Leuzemia.

Desde The Adicts, hasta Los Violadores de Argentina y, últimamente, Los Drugos, LNM mantiene su influencia a través de los años. Una muestra de lo que un buen film puede lograr en la música y en las demás artes. Por eso siempre afirmo que es la película que más veces he visto y que Generación cochebomba, le debe mucho a Alex y sus drugos. Porque fue para los subtes una referencia en esas noches cuando caminábamos por esas sucias calles de la desesperanza. Y que hoy amenazan con volver mediante un voto del olvido. Espero que no.

Por los cuarenta años de La Naranja Mecánica les dejo un vídeo con las escenas más recordables.

3 comentarios:

Alvaro Ramos dijo...

Cambió mi vida

BACO dijo...

Gracias por los cuentos, Martín.


Hace años continué la historia de "La naranja mecánica" en un progrma de radio. Ya te contaré.

Fuerte abrazo,
e.

Generacion cochebomba dijo...

Gracias a ti Baco por entrar a este humilde blog... Alvaro a mi tambien

saludos

Martín Roldán Ruiz