jueves, 13 de febrero de 2014

DIALOGOS POSTCONCIERTO THE CURE III

DIALOGO XXV



“Sabes, mejor que no hayas ido al cine con nosotros”. “¿Por?”. “Porque la película estaba malaza…”. “Si tú lo dices”. “¿Te pasa algo?”. “No, para nada”. “Creo que no te ha gustado que haya ido al cine con mis amigos”. “La verdad que me jode un poco”. “¿Por qué?”. “Porque me hubiera gustado ir contigo”. “Pero es malaza”, “No me hubiese importado”. “Seguro después ibas a estar hablando que es una película monse y que hubiéramos ido a ver otra”. “Creo que aún no te das cuenta ¿no?”. “¿De qué?”. “De que no se trataba de esa película o de otra”. “Me parece o te estás poniendo dramático”. “Definitivamente no entiendes nada”. “Bueno, ya, ¿dime de qué se trata?”. “De estar juntos tú y yo”. “Pero ahora estamos juntos”. “Sí, pero ahora hubiera podido decir que estuvimos juntos una vez más, pero ahora es una vez menos”.

DIALOGO XXV



“Dime ¿por qué te has enamorado de mí?”. “No podría decirlo”. “Sí puedes”. “Quiero decir, conceptualizarlo”. “Siempre hay una forma”. “Es que darle un concepto a algo como estar enamorado es tratar de racionalizar un sentimiento y los sentimiento se fundamentan en la pasión”. “Sería una contradicción”. “Contradictio in terminis”. “jajaja me gusta cuando hablas en latín”. “Bueno solo puedo decirte que cuando te vi la primera vez, me dije: ¡Qué chica tan linda!”. “¿Si? :)”. “Después me fijé bien y me dije: ¡Vaya qué bonita sonrisa!”. “:)”. “Luego cuando te vi la segunda vez me dije: manya qué interesante esta flaca”. “:)”. “Más tarde me fijé en tu mirada y me dije: ¡Su mirada cautiva!”. “:)”. “Y cuando salimos la primera vez, me dije: ¡Qué inteligente se le siente!”. “:) ”. “Y a la mañana siguiente me levanté pensando en ti, y en el almuerzo estaba pensando en ti y en la noche también estaba pensando en ti y me dije: “¡Carajo! creo que me he enamorado…”. “:)”. “¿Quieres saber lo que pensé cuando te acaricié por primera vez?”. “:)”. “Temblé, sí temblé como si tuviera miedo… y pensé: ¡Qué suave es esta chica!”. “:)”. “Y la primera vez que te besé pensé: ¡Si la eternidad existe, esta es la eternidad!”. “:)”. “¿Deseas que siga bajando y decirte qué es lo que pensé en todo lo demás?”. “;)”

DIALOGO XXVI


“Si tenemos un hijo, lo voy a hacer hincha de la U”. “¿Cómo?”. “Que lo voy a hacer hincha de la U”. “Tú estás loca, será de Alianza”. “No, porque apenas pueda lo llevaré al estadio”. “Tú lo llevarás a un estadio, pero yo lo llevaré al Templo de la única religión que no tiene herejes”. “No, porque lo llevaré al Monumental”. “No puedes ir sola ni al centro de Lima y vas a ir a un estadio con un bebe”. “Lo llevaré con sus tíos que son cremas”. “Pues no es lo mismo ir por primera vez a una cancha con los tíos que con tu propio padre”. “Igual iremos a oriente y lo pondré cerca de la barra”. “Tú lo llevarás a oriente, yo lo llevare al medio de la popular sur”. “Y le compraré su bandera”. “Tú le comprarás, pero yo le pintaré su bandera”. “Y también su Cd con los cánticos de la U”. “Yo, en cambio, le enseñaré a cantar los del Alianza”. “Lo haré saltar con un gol crema”. “Y yo lo haré tocar el bombo del Comando”. “También le compraré su camisetita de la U”. “Y yo le pintaré de azul y blanco, el alma”. “Ya, basta, no estés muy seguro que puede ser hasta de Cristal”. “Estoy bastante seguro de que será de Alianza”. “Y si por alguna razón se vuelve de otro equipo”. “No hay problema”. “¿No te jodería?”. “No”. “¿Por qué?”. “Porque nunca sería más cierto eso de que hijos nuestros han nacido, hijos nuestros morirán”. “ :/ “.

DIALOGO XXVII


“Yo voy a pedir un café ¿Y tú?”. “La verdad no quiero nada”. “¿Por qué?”. “Porque primero dime si me quieres…”. “No sé a qué viene la pregunta, pero claro que te quiero”. “Lo dices porque te lo he preguntado”. “Dime ¿Ha pasado algo?”. “No nada solo que a veces pienso que no es así”. “Si no te quisiera no trataría de hacerte sentir bien a cada momento”. “Eso no es suficiente”. “O de estar pendiente de que siempre estés sonriendo”. “Tampoco creo que me demuestre algo”. “¿Entonces cómo crees que lo pueda demostrar?”. “No lo sé”. “De esa forma nunca vamos a encontrar un camino”. “No sé, me gustas mucho, porque eres detalloso”. “¿Me hace falta algo más?”. “No nada mejor dejémoslo ahí, ¿ok?”. “Está bien, ¿te pido un café?”. “Sabes que no me gusta el café, mejor un té”. “¿Un té?”. “Sí, un té”. “¿Un te amo o un te quiero?”. “ :) ”.

DIALOGO XXVIII





“Ayer que dormías me quedé mirándote un buen rato”. “¿Estabas sin sueño?”. “Me desperté de pronto y te vi a mi lado y me quede viéndote”. “¿Y por qué?”. “No sé, me gusta verte…”. “Gracias, pero no sé qué de agradable puedan tener mis cachetes sin afeitar”. “Jajaja, bueno no me fijaba en tus cachetes exactamente sino en todo lo que te hace un uno”. “¿Un uno?”. “En todo lo que tú significas”. “Gracias por eso”. “También roncas”. “Jajaja no nada, yo no ronco”. “Claro que sí”. “Bueno tú también roncas”. “¡Qué malo!”. “Bueno un poquito”. “¿Y tú cómo sabes eso?”. “Pues también me he quedado mirándote cuando estás dormida”. “¿Por qué?”. “Me encanta verte”. “¿Y qué ves?”. “Me encanta ver que cuando duermes también sonríes”. “No es cierto, seguro me sale una de mis innumerables muecas”. “Sería cosa de tomarte una foto”. “Podría ser…”. “Pero también me gusta acariciarte”. “¿Ah sí?”. “Me encanta tu suavidad, el color de tu piel… ah, también me gusta darte de besitos”. “Jajaja prefiero que me los des despierta”. “Pero sabes qué me encanta hacer”. “¿Qué cosa?”. “Ir descubriendo cada una de tus pecas…”. “¿Las pecas de mi cara?”. “Sí, y también ir contando los pequeños lunares que tienes en el pecho”. “No me he fijado nunca en esos lunares”. “Tienes varios, y es como mirar el cielo”. “¿Por qué?”. “Porque tu piel es como una noche clara, con estrellas color café”. “ :) ”

DIALOGO XXIX


“De hecho que como lees bastante habrás leído a la premio Nobel”. “¿A quién?”. “A Alice Munro”. “Ah, pues claro”. “¿Y qué tal escribe?”. “Mmmm sé que escribe cuentos”. “¿Supongo que son buenos como para ganar el Nobel”. “Eeeehhh pues sí”. “¿Y qué opinas de sus cuentos?”. “Esteee no he leído mucho, pero sí son buenos”. “¿Y por qué son buenos?”. “Mmmm a ver, esos cuentos tratan de personajes comunes, de la vida cotidiana, de hechos sencillos que le ocurren a la mayoría de las personas y que no trascenderían por ser comunes y corrientes, pero Alice lo escribe de una forma que va a lo poético de esas historias que por ser comunes e intrascendentes pasan desapercibidas…”. “Ohhh bueno con esa explicación ya me interesó leerla”. “Me alegra eso”. “De hecho eres buen lector, en unas cuantas palabras me dijiste todo…”. “Ah claro, jajaja gracias”. “Siempre es bueno tener cerca a alguien que lee, así uno puede descubrir nuevos escritores y nuevas lecturas”. “Sí pues”. “Y tu eres esa persona para mí”. “Gracias”. “No, gracias a ti por estar conmigo”. “…”. “ :) ” . “Sabes, te voy a decir la verdad”. “¿Qué verdad?”. “Que te mentí, no he leído nada de Alice Munro”. “¿Y lo que me dijiste?”. “Pues algo que había leído en el periódico”. “¿Y por qué me mentiste?”. “Porque quería aparentar”. “¿Aparentar?”. “Sí, aparentar de algo que no sé, aunque la palabra correcta sería: presumir”. “Mentiste bien”. “Sí, escribir ficciones es de alguna forma, mentir; y para eso los escritores tenemos que saber mentir”. “Así puedes mentir o engañar sobre muchas cosas”. “Sí, hacemos creer a las personas que lo que no es, puede ser verosímil”. “Como engañar a los sentimientos”. “Sí, es verdad”. “Y caeríamos rapidito”. “Es cierto”. “¿Por qué estás tan seguro?”. “Porque lo he hecho”. “¿Has mentido a los sentimientos de alguien?”. “Muchas veces”. “No te creo”. “Si te dijera que no lo he hecho, no me creerías igual”. “¡Qué mal eso!”. “Todos mentimos, y tú también lo has hecho”. “Bueno sí, pero contigo no lo he hecho”. “Tendría que estar seguro”. “¿Y no lo estás?”. “A veces siento que no”. “Me haces sentir mal”. “No era mi intención”. “Pero lo has hecho”. “Te estoy siendo sincero”. “Pero igual”. “Entonces qué prefieres que te mienta como hace un momento o que te sea sincero”. “Solamente que confíes en mi como yo confío en ti”. “ :) ”.


DIALOGO XXX


 “Hoy soñé que bailaba con una linda chica de ojos moros y lacios cabellos oscuros”. “¿Ah sí?, ¿y qué bailaban?”. “Antiguos boleros”. “¿Boleros?”. “Sí de esos que escucha mi padre”. “¿Y quién era la chica, ah?”. “Una que se llamaba Comotú”. “¿Cómo yo?”. “No, el chico se llamaba Comoyó…”. “¿Cómo tú?”. “No, jajaja, así se llamaba la chica”. “Ah bueno, ¿y qué Bolero bailaban?”. “Uno que decía algo así como: Poco a poco me voy acercando a ti, poco a poco la distancia se va haciendo menor…”. “Es Javier Solís”. “¿Cómo sabes?”. “Mi papá también los escucha”. “¿Y te gustan?”. “Claro que me gustan, aunque nunca los he bailado”. “¿Habrá un lugar acá donde se pueda escuchar y bailar boleros?”. “La verdad que no creo”. “Pucha que pena”. ¿Por?”. “Porque me hubiera gustado invitarte a bailar boleros uno de estos días”. “Pero no te preocupes”. “¿Por qué?”. “Podríamos bailar cualquier otra canción como si fuera un bolero”. “¿Tú crees?”. “Claro ¿por qué no?”. “Sí, pero no me imagino qué canción podría ser…”. “Hay muchas pero no se me ocurre alguna”. “¡Ya sé!”. “Dímelo”. “¡Just Like heaven de The Cure!”. “¿Por qué?”. “Pues es Comotú”. “¿Cómo yo?”. ”No, Comotú”. “Jaja ¡Ya pues dime!”. “Pues como un sueño”. “:)”.

DIALOGO XXXI


“Tengo una pareja de amigos que están locos”. “jajaja ¿Por qué dices eso?”. “No sé, mi amiga está loca, y su pareja es otro loco”. “¿Y tú amiga está tan loca como tú?”. “Anda sonso, aunque siempre me he preguntado si hay parejas relocas como ellos”. “Las hay, las hay; el amor es tan impredecible, por eso: ¿qué amor no es loco de alguna forma?”. “Si pues”. “Si no tuviera ese grado de locura no sería amor, porque la amistad es racional, y el amor es irracional”. “Es verdad, es un estado de locura”. “Una sublime locura en que uno ve las cosas tan claras, que al final se ciega”. “Así es uno se vuelve ciego hasta que un día despiertas y te quitas las vendas y ahí sí caes en la realidad”. “Es que el secreto de la felicidad del amor es ir alimentando esa ceguera para que ambos sean felices si uno deja de hacerlo el otro se despierta, como de un sueño placentero y profundo”. “Es correcto, me gusto lo que dijiste: si uno se despierta se va todo a la M”. “Así es y justo suena en la radio, Just like heaven”. “The Cure siempre presente entre los dos”. “Pero uno se despierta porque el otro ya no quiere que sueñes”. “¿Entonces es una mentira?, ¿solo un sueño?”. “No digo que sea sólo un sueño, es como un sueño bonito del cual no te quieres despertar”. “Pero siempre hay un momento en que despertamos”. “Mientras ambos alimenten de buenas cosas para que no se acabe el sueño, será una realidad”. “Ese es el ideal”.  “Pero si uno deja de preocuparse por el otro, uno tendrá que despertarse con ese mal sabor de que no fue realidad” “Oh, un corazón de poeta”. “No lo soy, pero cada vez que veo tu sonrisa me da por serlo”. “¿Por qué?”. “Porque es como una metáfora de lo bello para plasmar en palabras”. “ J ” 

4 comentarios:

camisetas de futbol dijo...

Lindo bebé!

Mireinoporunaentrada dijo...

Grande, Martín.

Ubaldo Alvarado dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ubaldo Alvarado dijo...

Gracias por compartir parte de tu talento, buscando algo para leer encontré tu blog, saludos de parte de un compatriota que vive en buenos aires